La Unión Europea quiere 1.000 km de autonomía en tres años

1.000 kilómetros de autonomía en tres años, ese es el ambicioso plan que pretende la Unión Europea para afianzar el coche eléctrico y promover las baterías europeas.

Llamado proyecto EVC1000, cuenta con un presupuesto de casi 7 millones de euros y llega desde Austria con el objetivo de desarrollar componentes eléctricos que permitan recorridos de 1.000 km con una sola carga de aquí a 2021, además de un sistema de recarga rápida que permita recuperar toda la autonomía en menos de 90 minutos.

Para llevar a cabo el proyecto, se han reunido a 10 grandes empresas del sector del automóvil (entre ellas Audi y JAC) y de la ciencia para desarrollar un SUV eléctrico con una autonomía de 1.000 km y con motores eléctricos ubicados en las ruedas que permitan liberar espacio al vehículo y así poder equipar paquetes de baterías de mayor tamaño. Además de Audi y JAC, el proyecto EVC1000 incluye los socios AVL List GmbH, Brembo, ELAPHE, Fraunhofer ENAS, Ideas & Motion, TU Ilmenau, Tenneco Automotive Europe y la Universidad de Surrey (Reino Unido).

En tres años, los integrantes del proyecto, que forma parte del programa europeo Horizon 2020, deberán tener listo dos SUV completamente eléctricos con los componentes integrados y basados en el Audi e-tron y el JAC iEV6S.

El objetivo final de todo es facilitar la evolución hacia una movilidad limpia y sostenible que vaya expulsando el protagonismo de los combustibles fósiles. En este sentido, la autonomía y la recarga son los dos grandes puntos de desarrollo para que el vehículo enchufable termine de asentarse en Europa.