El renting para particulares se llama Swipcar

La compra de un vehículo siempre ha sido uno de los grandes temas de conversación o discusión entre particulares, pero los cambios de hábitos de consumo de los últimos tiempos han trasladado al vehículo a un segundo plano. Ya no es un tema tan trascendental como antes, en parte por la “pérdida” de tiempo que supone la búsqueda del vehículo adecuado en un momento donde los segundos parecen haberse convertido en oro. Es por eso que los particulares demandan agilidad y facilidad, y el renting es, seguramente, la mejor solución.

Hasta ahora el concepto de renting lo asociábamos a empresas, pero Julio Ribes, Pablo Pascual y Blas Gil vieron que este concepto podía trasladarse a los particulares abriendo así una nueva oportunidad de negocio. Ellos tres fundaron Swipcar, una start-up con sede en la incubadora de Glòries de Barcelona que empezó en enero de 2018 con solo 3 empleados y que cerró el año con 9 nuevos miembros – sumando un total de 12 – y 50.000 euros de facturación, cifra que se ha duplicado en tan solo el primer trimestre de 2019. De hecho, prevén cerrar el presente ejercicio con una facturación de medio millón de euros.

Swipcar es un agregador online de coches de renting que cuenta con acuerdos con las principales financieras del sector. Tienen una oferta de aproximadamente 90 vehículos distintos que van desde turismos hasta furgonetas con precios para todos los bolsillos. El renting de Swipcar permite firmar un contrato de uno a cinco años y pagar un alquiler mensual por el vehículo dejando que, una vez finalizado el plazo, el usuario decida si terminar de pagar el vehículo y quedárselo en propiedad, o bien cambiarlo por otro nuevo, siendo este último caso el más habitual. La gran ventaja del renting es que no solo estás pagando el coche, sino que el precio mensual también incluye el mantenimiento, reparación de averías, impuestos e ITV, asistencia en carretera, seguro a todo riesgo o cambio de neumáticos, algo esencial si lo que queremos es despreocuparnos de todos los gastos que supone un vehículo.

Además, Swipcar también mira hacia la sostenibilidad ya que una quinta parte de su flota de vehículos son eléctricos o híbridos. Los potenciales clientes, ya sean particulares, autónomos o pymes, también demandan este tipo de vehículo y la empresa lo ha tenido en cuenta para su amplia oferta de coches.

La oferta de vehículos eléctricos de Swipcar es la siguiente: