Una semana con el ZOE

Esta vez hemos tenido con nosotros un Renault Zoe algunos días, en los que hemos conducido en todo tipo de situaciones.
Agradecemos el gesto de Renault Retail Group Esplugues por cedernos un vehículo de prensa durante una semana, tiempo suficiente para sacar algunas conclusiones.

Renault_ZOE1

Nuestro pan de cada día

Para valorar lo que ofrece el Zoe, hemos utilizado el coche principalmente para ir a trabajar en las afueras de Barcelona y volver al centro cada día, haciendo diferentes itinerarios. Junto a los recados cotidianos como hacer la compra o visitar algún amigo, recorrimos una media de 100 km al día. Sobre todo, porque durante el fin de semana hicimos alguna escapada que ha subido un poco el promedio diario.

Dado que la autonomía del coche supera lo que necesitamos a lo largo de la jornada, bastó con enchufarlo durante la noche en un wallbox de potencia estándar. Con el Zoe que ha caído en nuestras manos, resulta muy difícil hacer menos de 110 km -salvo que conduzcas de modo muy agresivo- e igualmente difícil es alcanzar más de 140 km con una carga. Curioso, pero no varía mucho conducir alegremente que con el tacto y la anticipación de un eco-driver. En uso mixto los consumos del Zoe han oscilado entre 14 y 16,5 kWh/100 km.

ZOE_Wallbox

Claro que, cuando hemos tenido ocasión, hemos enchufado el Zoe para recuperar algo de carga mientras visitábamos a alguien. Aquí es donde se demuestra el potencial del utilitario francés, y es que pudiendo absorber hasta 43 kW de la red en caso de haber potencia disponible, puede cargarse por completo en apenas media hora.

Diseño exterior e interior

Muchos dicen que es un Clio, pero lo cierto es que el Zoe tiene personalidad propia. El diseño exterior es vanguardista, transmitiendo modernidad y dinamismo. Los detalles en azul junto a unos pilotos muy conseguidos, dan ese toque eléctrico al conjunto. Destaca sobre todo la suavidad de sus líneas y cómo se encuentran unas piezas con otras, generando superficies limpias de inspiración orgánica.

Renault_ZOE2

Por dentro es sencillo, buscando no saturar con demasiadas distracciones. Esto, junto con el esquema de colores de nuestra unidad de pruebas, contribuye a crear una sensación de amplitud a pesar de ser un vehículo bastante compacto. Sentado al volante del Zoe, observas una pantalla a color que hace las veces de instrumentación, donde los clásicos relojes quedan en el olvido.

ZOE_salpicadero

Preside el salpicadero una pantalla táctil multifunción, que sirve tanto para controlar el navegador o el sistema de sonido, como para monitorizar datos sobre el flujo de energía y los consumos del viaje. Por el resto, no pretende desligarse mucho de cualquier coche automático de su categoría, con una palanca que permite seleccionar modos P-R-N-D y un freno de mano convencional.

A nivel de habitabilidad el Zoe da la talla, aunque en cierta medida, las plazas traseras obligan a llevar las piernas algo más elevadas de lo habitual, quizá por la ubicación de la batería en los bajos del vehículo. El maletero es suficientemente amplio, aunque comparado con algunos modelos térmicos del mismo segmento, puede ir un poco justo, por ejemplo para transportar un carrito de bebé.

Renault_ZOE3

Quitando esto, es un coche agradable a la vista y sutil, para los que no buscan ser reconocidos de lejos por conducir un eléctrico. Los pilotos LED de luz diurna quedan especialmente bien con la carrocería en blanco perla de la unidad que probamos.

Dinámicamente hablando

Para quien no esté acostumbrado a la propulsión eléctrica, el Zoe resulta muy sorprendente. Con apenas 65 kW (88 CV), ofrece una aceleración de 0 a 100 km/h en 12 segundos y responde con bastante ímpetu sobre todo en el primer y segundo tercio de su rango de velocidad. Desde parado sale con fuerza y tiene un tacto inmediato entre 30 y 70 km/h, aproximadamente.

Renault_ZOE4

La frenada regenerativa está bien programada, brindando un efecto de retención intuitivo y que ayuda enormemente a conducir con seguridad, además de recuperar energía en el proceso. El tacto de la dirección es correcto y a nivel de suspensiones, el Zoe resulta cómodo a la vez que preciso. ¡Agárrate, que vienen curvas! Lo único que tal vez se puede criticar son los excesivos balanceos en carretera revirada y en definitiva la inercia del coche, que no concuerda con sus proporciones.

Tiene dos modos de conducción seleccionables con un botón en la consola central:

  • El normal, en el que la potencia que entrega el motor no está limitada y permite alcanzar los 140 km/h. Es el conductor quien debe levantar el pie para administrar la energía y mantener un consumo moderado.
  • El modo ECO, recorta la potencia para que el consumo no se dispare en las aceleraciones y la velocidad punta se limita a 96 km/h. También limita la potencia del climatizador.

Junto a los mandos del control de crucero que mantiene una velocidad constante, existe un limitador de velocidad programable, para obligar al conductor a no sobrepasar dicho límite. Interesante por ejemplo si se desea disponer de todo el par en aceleración que ofrece el modo normal, pero capar la velocidad punta con el fin de contener consumos.

Recargando el Zoe

Algunos dicen que el Zoe es un coche muy especialito que no quiere intimar con cualquier enchufe. Entendemos la frustración del usuario, que algunas veces no consigue recargar aún habiendo potencia disponible en una toma convencional, que de por sí no es fácil tener a mano. Esto se debe precisamente al riguroso chequeo que hace la electrónica del coche cada vez que utilizamos el cable de recarga ocasional, como lo denomina Renault, o lo que viene a ser el adaptador tipo 2 – schuko que todos conocemos.

Si detecta alguna anomalía en la red o sospecha que no aguantará la demanda de corriente, simplemente no inicia la recarga. Es una manera de protegerse y aumentar la seguridad propia y también de la instalación, pero que limita en gran medida sus posibilidades, en lugares donde los puntos “mennekes modo 3” son todo un lujo o directamente brillan por su ausencia. Sería interesante que pudiese cargar, aunque fuera a muy baja potencia, pudiendo sacar a alguien de un apuro.

ZOE_43kW

Ahora bien, habiendo un punto de recarga en condiciones, el Zoe es muy flexible y su cargador integrado de elevadas prestaciones se alimenta en alterna, incluso para recargas rápidas. Desde escasos 3 kW hasta 43 kW, todo es posible, tanto en monofásica como en trifásica y utilizando siempre el mismo conector tipo 2 ubicado en el frontal. Bastan 22 kW para recuperar el 100% de la carga en apenas 1 hora.

Equipamiento

El modelo que tuvimos ocasión de conducir durante una semana estaba equipado con casi todos los extras. Destacable la cámara de visión posterior que se enciende al accionar la marcha atrás, que junto a los sensores de aviso acústico facilitan la maniobra de estacionamiento.

  • Cable de carga Camaleón (6m)
  • Control dinámico de trayectoria (ESC)
  • Sujeciones Isofix
  • Kit de reparación de neumáticos
  • Cinturones delanteros regulables en altura
  • Luna trasera calefactable
  • ABS
  • Airbags frontales
  • 2 Reposacabezas traseros
  • Regulador – Limitador de velocidad
  • Aviso olvido cinturón conductor
  • Cinturón plaza central trasera con 3 puntos de sujeción
  • Luces de día
  • Cierre centralizado de puertas
  • Difusor de esencias
  • Elevalunas traseros eléctricos
  • Elevalunas delanteros eléctricos
  • Elevalunas conductor impulsional
  • Climatizador automático
  • Sensor de lluvia y encendido automático de faros
  • Radar trasero
  • Radar con cámara de visión trasera
  • Retrovisores eléctricos
  • Tarjeta de apertura y arranque
  • Tarjeta manos libres de apertura y arranque
  • Cartografía estándar
  • Cartografía ampliada: 120,00€
  • Sistema multimedia RLink
  • Radio con sonido 3D by Arkamys y antena dual
  • Embellecedores 15” Hélice
  • Llantas de aleación 16” Aerotronic
  • Llantas de aleación 17” Tech Run: 300,00€
  • Tapicería azul oscuro
  • Tapicería gris claro
  • Tapicería negra

Precio

El Renault Zoe parte de un precio de 21.500€, a lo que hay que sumar el alquiler mensual de la batería, cuya cuota varía en función del kilometraje y duración del contrato. Hay que tener en cuenta que este sistema mantiene la batería en garantía permanente.

Con la ayuda del plan MOVELE, que es de 5.500€, el precio de acceso a este excelente vehículo eléctrico resulta asequible para el gran público, quedando en 16.000€ o incluso menos si se acoge a alguna promoción u oferta especial.

Valoración y conclusiones

Puntos Positivos:

  • Diseño atractivo.
  • Respuesta del motor y sensaciones al volante.
  • Cargador integrado flexible y potente.
  • Precio asequible.

Puntos Negativos

  • Excesivos mecanismos de auto-protección eléctrica limitan las posibilidades de recarga ocasional.
  • Peso elevado para su segmento, algo torpe en carretera de montaña.
  • Espacio interior en las plazas posteriores ligeramente mermado por la posición de la batería.
  • Maletero algo escaso.

En definitiva, el Zoe es un coche eléctrico divertido y agradable de conducir, bastante práctico y que se camufla fácilmente en la jungla urbana. Es un vehículo idóneo para moverse por la ciudad y para desplazamientos interurbanos calculados.

Ver ficha completa del Renault Zoe.

 

Te interesará también: