La CNMC abarata el fijo de potencia eléctrica de los puntos de recarga

Una de las claves para que la movilidad eléctrica se expanda en todo el territorio español está en los puntos de recarga. Nos falta una red de estaciones de suministro eléctrico potente en todo el mapa español. Sin ella es imposible que los vehículos eléctricos puedan imponerse en el mercado de automoción. Pero hay un problema. Instalar estos puntos resulta muy caro para los proveedores. Pero esta situación se va a revertir a partir de hoy gracias una circular de la CNMC en la que anunciaba un peaje especial más barato para estos cargadores.

La Circular 3/2020

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha publicado la Circular 3/2020, en fecha del 24 de enero de 2020, en la que establece un pago fijo del 20% para estas instalaciones, y un pago variable del 80%. Este nuevo baremo ayudará definitivamente a que se suceda con más rapidez el despliegue de la red de recarga en nuestro país.

Y lo hace revertiendo una situación injusta para las empresas instaladoras. Y es que cualquier punto de recarga público conllevaba unos gastos muy grandes solamente teniendo en cuenta el término de potencia, que es fijo en cualquier factura energética. Además, cuanto mayor sea la potencia instalada, mayor es el término fijo que se exige. Así pues, la proporción de cualquier factura energética era de un 75% para costes fijos y un 25% para variables. De esta forma cualquier posible amortización de un solo punto de recarga pasaba por ser prácticamente una quimera.

El mercado de los vehículos eléctricos está aún muy maduro (hay pocos coches eléctricos en la calle) como para que pueda resultar viable expandir la red de cargadores por todo el mapa. Además, eso termina afectando a los precios de las recargas para el usuario, que en muchos casos resultan desorbitados. Para que se entienda mejor, un dispensador eléctrico que ofrezca 200 kW de potencia pagaría al año 20.000 euros solo por el término fijo relacionado con la potencia.

Condiciones para el nuevo peaje

Ahora con las nuevas tarifas que relajan el precio fijo hasta el 20% se espera que muchos de los proyectos que estaban encallados se reactiven para ampliar la red de puntos de recarga del país. Pero este nuevo peaje viene con condiciones: las estaciones de recarga deberán ser de acceso público y para uso exclusivo de vehículos eléctricos. Además, deben ofrecer una tensión de suministro inferior a 30 kW y la potencia contratada debe ser superior a 15 kW. La circular también indica que los peajes se determinarán de dos formas:

  • Los términos de potencia se determinarán de forma que recupere el 20% de la facturación por peajes de transporte y distribución de los correspondientes peajes de acceso establecidos en el artículo 6.2 apartados b) y c) supuesta una utilización del punto del 10%.
  • Los términos de energía se determinarán de forma que recupere el 80% de la facturación por peajes de transporte y distribución de los correspondientes peajes de acceso establecidos en el artículo 6.2 apartados b) y c) supuesta una utilización del punto del 10%.

Otro de los efectos que causará la flexibilidad tarifaria de los puntos de recarga es la guerra abierta que se prevé que habrá entre las principales empresas: Endesa, Repsol, Iberdrola, Naturgy y muchas más que ya están dando que hablar como la asturiana EDP.