Ruta gastronomoecologica por la Sierra de Carrascoy (Murcia)

Hoy es un placer proponeros una ruta “gastronomoecologica” por Murcia que realizó esta semana Pedro Juani, uno de nuestros amigo/usuario que tan amablemente ha accedido a compartir con nosotros.

Se trata de un restaurante arrocería Arroces Almazara en una antigua casona de campo que ahora alberga una yeguada. Situada entre los espacios naturales de la Sierra de Carrascoy y la Cresta de Gallo, un entorno natural de los pocos “verdes” que quedan en esa zona de nuestra región (Murcia).

restaurante arrocería

El lugar está a unos 45-50 km de casa pero se debe salvar un desnivel de ascenso de unos 300mts , no quería padecer “range anxiety” y antes de reservar les pregunté si podía cargar un vehículo eléctrico mientras comía y visitaba la zona.

El entorno Sierra Carrascoy

Fueron realmente amables tanto por teléfono como en persona. Jose Angel (el encargado) me facilitó nada más llegar un enchufe al lado de una ventana. Afortunadamente el aparcamiento más cercano estaba libre y me alcanzó con el cable de serie Nissan 10A.

Cargando el coche

Nos atendieron con mucha profesionalidad y como les avisamos que íbamos con un carrito y niño no colocó en una habitación/apartado para que estuviéramos más cómodos.

La comida estaba deliciosa, con muchos entrantes de la tierra ( ensalada, ensaladilla, embutidos, sobrasadas) pero sobre todo el arroz hecho a la leña con conejo y serranas, que es la especialidad de la casa.

Luego, durante los postres estuvimos charlando distendidamente y Jose Angel me hizo las típicas preguntas que todos contestamos cada vez que decimos que tenemos un eléctrico. Nos invitó a recorrer la yeguada y ascender hasta un embalse unos metros más arriba donde podríamos ver ciervos y cabras montesas.

Maravilloso entorno

Antes de regresar me enseñó una caja de enchufes en el exterior ( en un el lateral de la nave de las caballerizas) que tenían dos tipo Cetac y dos Schukos para que la próxima vez lo pudiera enchufar al llegar sin necesidad de pasar cables por ventanas. Me dijo que cualquier usuario de vehículo eléctrico podría usarlo, que preguntara por él y sería bien recibido.

Con la tranquilidad de disponer de 3/4 de la batería para realizar el camino de regreso nos permitimos el lujo de a la vuelta dar un paseo por Cartagena y llegamos a casa con 2 barras.

Panel del nissan Leaf

Esta experiencia me ha enseñado que informando a los distintos establecimientos comerciales podemos conseguir “crear” un punto de recarga allí donde lo necesitemos, además dar a conocer este tipo movilidad verde a empresarios que podrían beneficiarse (a nivel comercial) de colocar y publicitar un enchufe a los clientes de su negocio.

Esperamos poder seguir ofreciendo muy pronto nuevas rutas como esta. Si conocéis alguna ruta interesante y queréis compartirla como hizo Pedro, para nosotros será un placer publicarla.

Fuente: Pedro Juani

Te interesará también: