Prueba Nissan Leaf 30 kWh

En Electromaps hemos podido probar durante una semana el Nissan Leaf 30 kWh en acabado Tekna, el más alto de la gama. Con 250 kilómetros de autonomía según ciclo NEDC, el modelo se presenta como la gran apuesta de la marca por la movilidad eléctrica en un formato sugerente que augura un buen funcionamiento para trayectos de ámbito urbano.

nissan-leaf-30-kwh-3

Nuestra unidad de pruebas, vestida de color Bronce metalizado, es ya bien conocida por muchos, puesto que el Leaf como tal lleva en el mercado desde 2013. Aun así, la última actualización de las baterías – llegando a 30 kWh – lo hace más apetecible para su uso diario y continuado.

Su diseño exterior es el mismo de siempre, con unas líneas que, gusten o no, están enfocadas hacia la aerodinámica del vehículo, la cual tiene un coeficiente de 0,28 Cx. Cuenta con unos trazos muy angulosos y con una altura razonable para un modelo que se instalaría en el segmento de los compactos. Concretamente, sus medidas son de 4445 mm de largo, 1550 mm de alto y 1770 de ancho. Y todo ello mezclado con un peso declarado de 1570 kilos. De frente destacan sus faros con iluminación LED y, como no, el puerto de carga situado justo en medio, mientras que en la zaga predominan los faros alargados y un sutil alerón en la parte superior del portón donde se esconde un panel solar que sirve para alimentar la electricidad de la radio. De lado, y en este acabado Tekna, se identifica por unas llantas de aleación ligeras y bicolor de 17 pulgadas.

nissan-leaf-30-kwh-15

Si nos vamos para el interior, éste nos ofrece un habitáculo de lo más amplio donde el confort parece ser el máximo identificativo. Todos los asientos, delanteros y traseros, cuentan con acabado en cuero y suficiente espacio tanto de ancho, largo y alto – por lo menos para una persona de 1,83 metros como un servidor – por lo que en ningún momento te sientes incómodo, eso sí, con la única pega que quizá el asiento trasero central es demasiado mullido. El maletero cuenta con 355 litros de carga, aunque puede aumentar hasta más allá de los 800 si abatimos los asientos traseros.

El puesto de conducción resulta elevado, bastante más que cualquier vehículo del mismo segmento, aunque eso te da cierta seguridad de conducción en territorio urbano, que al final es donde más a gusto se siente el modelo japonés.

nissan-leaf-30-kwh-9

Una vez sentado, todos los controles te quedan a mano, excepto el freno de estacionamiento, que en este caso pasa a ser “freno de pie” ya que se pone o se quita mediante el pie izquierdo, como si de un embrague se tratase. La palanca de cambios, situada entre los dos asientos delanteros, tiene una forma un tanto extraña, aunque es muy intuitiva de usar. Si nos vamos hacia la consola central, allí encontramos la pantalla del sistema de infoentretenimiento donde dispones de toda la información del vehículo (consumo, energía, autonomía, históricos, etc.), radio, bluetooht, cámara de visión 360º o el navegador, el cual por ejemplo te informa de los puntos de recarga más cercanos a tu posición.

nissan-leaf-30-kwh-1

Detrás del volante encontramos la segunda toma de información, y aquí es donde se puede conocer de primera vista la autonomía, capacidad de la batería, temperatura y la fuerza o regeneración que se aplica en cada momento. Asimismo, detrás de todo esto se esconde un segundo panel de información donde se puede observar la velocidad a la que circulamos. En general, es todo bastante intuitivo y fácil de utilizar, aunque parece que el software de la pantalla de la consola central es algo lento en según qué orden. Otro aspecto reprochable es la calidad de los acabados, los cuales, exceptuando los asientos, son discutibles.

Mecánicamente, el Nissan Leaf 30 kWh equipa un motor eléctrico situado en la parte frontal que transmite la potencia al eje delantero. Desarrolla 80 kW (109 CV) de potencia y 280 Nm de par, lo que le lleva a alcanzar una velocidad máxima de 145 km/h. Gracias a la respuesta inmediata de la potencia, ofrece unas muy buenas prestaciones de aceleración, realizando el 0 a 100 km/h en 11,5 segundos. Estas prestaciones, junto a la suspensiones confortables y la ausencia de sonido, le permiten ofrecer una maniobrabilidad y un confort de marcha bastante elevados.

nissan-leaf-30-kwh-2

La otra parte esencial para el funcionamiento de este Nissan Leaf es su batería de 30 kWh, situada en el suelo del modelo y que proporciona una autonomía en ciclo NEDC de 250 km/h, aunque a la práctica, como veremos, las cifras bailan bastante. Para la recarga, se puede realizar en una toma de 6,6 kW y 32 A con un total de 4 horas, en una toma doméstica que nos llevará más o menos 10 horas o bien en cargadores rápidos donde en 30 minutos podremos recuperar el 80% de la batería. En nuestro caso, optamos por esta última opción en un par de ocasiones y, la verdad, es que el modelo cumple con lo dicho.

nissan-leaf-30-kwh-5

Respecto a la autonomía, es donde más críticos tenemos que ser. Como decíamos, el modelo determina 250 km en ciclo NEDC, aunque ya os advertimos que llegar a esa cifra es misión imposible. Según nuestra prueba, en una circulación normal y fluida por ciudad puede estirarse hasta los 180 km con un consumo de más o menos 15 kWh, aunque habrá que ir sin calefacción o climatizador y con el modo ECO activado, el cual nos corta la potencia para evitar un mayor consumo. A la que activemos el climatizador y desactivamos el modo ECO, veremos como la autonomía empieza a bajar rápidamente, por lo que llegar a los 150 km ya será todo un logro.

nissan-leaf-30-kwh-4

Si salimos de la ciudad, el modelo se muestra como un pez fuera del agua, los consumos se disparan demasiado – más de 20 kWh – y más allá de los 100 km/h la autonomía desciende de forma alarmante. Por eso a día de hoy lo más recomendable para el Leaf son los recorridos urbanos donde también la regeneración de la batería a través de las frenadas juega un punto muy importante para mantener y alargar el tiempo de la autonomía, aprovechando sobretodo las bajadas.

Respecto a la conducción, tenemos que decir que el Nissan Leaf es un modelo ideal para moverse por ciudad, no solo porqué mantiene más la autonomía, sino también por la agilidad y el confort en que se mueve el modelo. La dirección es muy suave, demasiado para mi gusto, por lo que no es nada comunicativa con lo que está pasando en las ruedas. En un entorno urbano no hay problema, pero si decidimos atacar una carretera algo revirada nos daremos cuenta que para nada es una dirección ideal en ese ámbito. Aun así, el chasis está bastante a la altura con poco balanceo y un paso por curva aceptable para el tipo de vehículo que es.

nissan-leaf-30-kwh-11

Respecto a la frenada, tiene un buen tacto y cumple con todas las exigencias. Además, y como ya hemos comentado, tiene la función regenerativa con la cual podemos mantener o recuperar parte de la autonomía.

En ciudades como Barcelona, aparcar con el Leaf nos saldrá gratis en zonas azules y verdes ya que la política de la ciudad determina que los coches eléctricos pueden estacionar gratuitamente en esas zonas. Y la cosa no se queda aquí, ya que en los días de alta contaminación, como pasó recientemente en Madrid, el Leaf también nos permitirá circular sin preocuparnos de nada. Pero bien, eso ya son ventajas de todos los vehículos sostenibles.

nissan-leaf-30-kwh-14

En conclusión, el Nissan Leaf es un modelo que nos ha gustado, principalmente por ámbito urbano, donde consideramos que mejor se desenvuelve. Obviamente tiene cosas a mejorar, entre ellas la autonomía, y que de bien seguro que se solucionarán en la próxima generación, pero lo cierto es que a día del hoy el Leaf es ya una gran opción para aquellos que usen el vehículo para trayectos cortos.

Te interesará también: