Skoda Vision iV, el futuro eléctrico de la marca checa

El fabricante checo de automóviles presentará su próximo paso hacia la movilidad eléctrica en el Salón del Automóvil de Ginebra (5 al 17 de marzo) con el concepto Skoda Vision iV. Con estos dos bocetos de diseño, Skoda abre el apetito por su primer vehículo basado en la plataforma modular para coches eléctricos del grupo Volkswagen (MEB). El coupé crossover de cuatro puertas presenta líneas deportivas y emocionales.

El Skoda Vision iV combina un cuerpo atlético, llantas optimizadas aerodinámicamente de 22 pulgadas y guardabarros pronunciados con una línea de techo similar a un coupé. La línea que conecta la parte delantera y trasera enfatiza las superficies limpias de las puertas sin manijas. Las cámaras, cuyas carcasas recuerdan visualmente a las aletas de tiburón, reemplazan a los espejos retrovisores tradicionales, una solución que ya equipa el Audi e-tron.

De frente se caracteriza por una reinterpretación de la rejilla cubierta típicamente ancha de Skoda, con costillas verticales finas y estructuras cristalinas. La franja de luz horizontal en la parte superior de la rejilla y las tomas de aire delanteras enfatizan el aspecto deportivo. La poderosa parte trasera cuenta con un spoiler aerodinámico y luces LED, así como un difusor para favorecer el flujo de aire.

2019 marca la entrada de Skoda en la era de la electromovilidad. 124 años después de la fundación de la empresa, el fabricante de automóviles checo lanzará el Superb PHEV, así como una versión eléctrica del Citigo. En 2020, nacerán los primeros vehículos de producción basados ​​en la plataforma MEB. Durante los próximos cuatro años, Skoda invertirá alrededor de dos mil millones de euros en sistemas de accionamiento alternativos y nuevos servicios de movilidad y habrá introducido más de diez modelos electrificados a finales de 2022.