El Mercedes-Benz EQC se pone en forma en España

España es la última etapa del Mercedes-Benz EQC en su camino para alcanzar la madurez de la producción en serie. Parte de las pruebas de este vehículo en temperaturas elevadas tienen lugar en la Península Ibérica. Después de las exitosas pruebas de invierno, se requiere que el EQC complete un extenso programa de pruebas en el calor del verano, con temperaturas de hasta 50° centígrados. Se presta especial atención a los aspectos que son muy exigentes para los coches eléctricos, es decir, el aire acondicionado y la recarga; así como la refrigeración de la batería, el sistema de propulsión y las unidades de control en condiciones de calor extremo. Los criterios clásicos, como la dinámica de conducción y el confort de marcha, también se evalúan en pruebas adicionales y rigurosas.

El desafío número uno es el calor seco. Porque mientras la batería de un automóvil eléctrico simplemente pierde potencia en el frío, la exposición a un calor excesivo conlleva un riesgo de daños a la batería. La gestión óptima de estas características físicas es el objetivo de las pruebas extremas que se realizan en España. Uno de los principales focos de atención se encuentra en el circuito de refrigeración de la batería.

Otro aspecto es la refrigeración del aire del interior del vehículo, tanto durante un viaje como antes del mismo, ya que la preclimatización es un factor importante para el confort de los usuarios. Además, la sonoridad de los componentes individuales, como el compresor del aire acondicionado, es específicamente examinada a temperaturas elevadas.

El polvo fino también es un desafío particular en las pruebas en España, ya que los técnicos quieren saber dónde y sobre qué componentes se puede depositar y si el trabajo de sellado funciona en la práctica.

Estas pruebas demuestran que la llegada del modelo de producción está muy cerca, un coche que promete muchas emociones y un duro competidor para el Jaguar i-Pace o el próximo Audi e-tron.

Te interesará también: