El Plan S de Kia: 11 coches eléctricos y más soluciones de movilidad

Kia acaba de presentar su estrategia a medio y largo plazo para su flota de automóviles. El “Plan S” establece un cambio en el fabricante con una apuesta por la electrificación, la conectividad y la autonomía. Kia va a dar un salto cualitativo y cuantitativo el mercado del vehículo eléctrico y autónomo, así como va a desarrollar nuevas soluciones de movilidad personalizadas.

Plan S de Kia: conquistar el mercado eléctrico

El Plan S empieza este año y se prolonga hasta el 2025. De esta manera en el 2025 la firma nipona pretende ofrecer una gama completa de 11 vehículos eléctricos con batería (BEV). Con estos modelos en carretera, la intención de Kia es llegar al 6’6% del mercado mundial de vehículos eléctricos (excluyendo China). Además, quieren lograr que el 25% de las ventas de la marca sean de coches respetuosos con el medio ambiente. Eso en números se traduce en unas ventas de 500.000 ventas anuales de vehículos eléctricos y 1 millón de vehículos eco friendly en todo el mundo (excluyendo a China).

El primer paso del Plan S será el desarrollo y lanzamiento de un coche exclusivamente eléctrico en el 2021. Este vehículo marcará la línea de diseño y tecnológica de los 10 restantes. Este se construirá sobre una plataforma específica diseñada para alojar el sistema de propulsión y las tecnologías EV líderes en el mundo del automóvil. Ofrecerá un diseño que difuminará los límites entre los vehículos utilitarios de pasajeros y los deportivos y una experiencia de usuario orientada al futuro. Además aguantarán una sola carga de más de 500 kilómetros y un tiempo de carga de alta velocidad inferior a 20 minutos.

Soluciones de movilidad made in Kia

Kia Motors Corporation ofrecerá distintas soluciones de movilidad para vehículos eléctricos y autónomos. Además, su estrategia planifica también entrar en el mercado de los vehículos especializados (PBV). Las expectativas son que la demanda crezca en medio de la proliferación del comercio electrónico y el uso compartido de vehículos, asegurando eventualmente una nueva base de clientes corporativos.

En aquellas ciudades con regulaciones ambientales más estrictas, Kia pretende instalar una serie de “Mobility Hubs”. Estos conectores albergarán estaciones de carga de vehículos eléctricos, centros de mantenimiento de vehículos y diversas instalaciones de conveniencia. Servirán como estaciones de transferencia entre los vehículos eléctricos y los vehículos de motor de combustión interna.

Apuesta por los PBV

Asimismo, Kia mejorará el servicio de vehículos PBV, como vehículos para coche compartido, vehículos logísticos de piso bajo para facilitar el acceso, e incluso camiones de reparto. Estos vehículos de servicio serán desarrollados a partir de una plataforma modular integrada de “skateboard”, como los coches de reparto sin conductor de tamaño mini y los robotaxis.