BMW pone a prueba sus próximos coches eléctricos

BMW i está preparando para lanzar la próxima generación de modelos exclusivamente eléctricos, y así acompañar al ya conocido i3. De este modo, tres futuros modelos de la marca están actualmente pasando una fase clave de desarrollo en el centro de pruebas de invierno de la firma alemana en Arjeplog, Suecia. Junto con el BMW iX3, que saldrá a la venta el próximo año, el i4 y el iNext que estarán en el mercado en 2021, están también completando el intensivo programa de pruebas.

En las pruebas de estos modelos, su conducción, los componentes de tracción y suspensión están siendo expuestos a pruebas climatológicas y a carreteras en condiciones extremas para así ver su capacidad. Las pruebas se están llevando a cabo al borde el Círculo Polar Ártico, que proporciona los requisitos ideales para este desarrollo.

El BMW iX3 contará con la quinta generación de tecnología eDrive, un motor eléctrico excepcionalmente potente y una unidad de alto voltaje con tecnología de celda de baterías de última generación. Con una autonomía de más de 400 kilómetros (ciclo WLTP) y la posibilidad de usar DC en estaciones de carga con capacidad de carga de 150Kw para cargar la batería, el modelo 100% eléctrico está pensado para un uso diario y largas distancias a la hora de viajar. Además, será el primer modelo producido en el mercado de BMW Brilliance Automotive Joint Venture en la producción China, en Shenyang.

Por su parte, el BMW i4, un coupé de cuatro puertas, se posiciona en el segmento Premium de rango medio combinando un diseño dinámico con un alto nivel de confort en su conducción. La quinta generación con tecnología BMW eDrive para el BMW i4 facilita una autonomía de más de 600 km (WLTP). Además, el desarrollo del motor eléctrico se puede utilizar para una experiencia de conducción más dinámica, gracias a una aceleración de 0 a 100km/h en solo 4 segundos y una velocidad máxima de 200km/h. Se producirá en la planta de BMW Munich a principios de 2021.

El BMW iNEXT recoge el futuro de la conducción con un sistema modular, combinando la última innovación en las áreas de diseño, conducción autónoma, conectividad, electrificación y servicios (D+ACES). BMW eDrive asegura una autonomía superior a los 600 km. Por otro lado, el coche está equipado con lo último en conectividad y diseño para la conducción autónoma a nivel 3. Esta nueva tecnología se producirá en la fábrica de BMW Dingolfing desde 2021.