Tres novedades de movilidad eléctrica y sostenible del Smart City

Hace muy pocos días que terminó el Smart City Expo World Congress y hay algunas novedades en movilidad eléctrica y sostenible, desarrollos e investigaciones que están dando vueltas en nuestras cabezas. Principalmente son novedades de territorio, pues las sacamos de los diversos stands ubicados en la zona de la Generalitat de Catalunya. Las repasamos.

T-Mobilitat, el futuro de las tarjetas de transporte

Una pequeña revolución en el mundo del transporte público está a punto de suceder. A partir del próximo uno de abril, TMB va a habilitar la tarjeta de transporte electrónica. Se llama T-Mobilitat y funciona a través de una aplicación donde podremos comprar nuestra tarjeta (sea la que sea, T-10, T-Mes…) y pasarla con la lectura que haga una peana a nuestro smartphone. A través de un sistema NFC, 100% seguro, se agilizará la movilidad y sobre todo se reducirá el gasto abusivo de papel en la impresión de tarjetas. De momento, pero solo estará habilitado para aquellos que dispongan de un Android, pues Apple aún no ha concedido sus permisos para subir la aplicación.

También el mismo día se habilitarán las tarjetas hechas de PVC, como las tarjetas de crédito, para todos aquellos que, o no tengan smartphone (los más jóvenes) o que no puedan descargarse la app de T-Mobilitat. Esta tarjeta deberá recargarse con viajes a medida que se vaya gastando la cuenta.

ÈRICA, el autobús autónomo

Algunos voceros dicen que en el 2030 gran parte de la flota de nuestros vehículos será de vehículos autónomos, es decir sin conductor. Aunque no tenemos una bola de cristal para corroborar estas predicciones, sí que podemos decir que al menos en muchos ámbitos ya se están investigando y desarrollando soluciones de movilidad que van dirigidas hacia el vehículo sin conductor. Y una de las novedades que se presentó en el Smart City fue ÈRICA, un autobús autónomo que se pasea por los pueblos y municipios, diseñado especialmente para distancias cortas.

La AMMTU (Associació de Municipis per la mobilitat i el Transport Urbà) está realizando pruebas piloto con este transporte urbano por todo el territorio catalán. La idea es que la gente pierda el miedo a este tipo de vehículos eléctricos y que lo valore como una herramienta necesaria para el transporte público. Es un autobús con capacidad para 11 personas, conductor incluido. Y es que el conductor, aunque sea más una figura testimonial, a día de hoy siempre deberá estar en este tipo de vehículos para seguridad del pasaje. Cabe recordar que se trata de un transporte de última milla y que la velocidad máxima de ÈRICA es de 18-20 km.

Los laboratorios de baterías de Eurecat

La clave de la movilidad eléctrica está en el desarrollo de las baterías. Cuanto mejor sea la batería, más autonomía dará al vehículo, más tiempo tardará en recargarse y consecuentemente menos energía se gastará. Pero no todas las baterías funcionan igual y algunas presentan fallos. Por eso la fundación privada Eurecat ha desarrollado una serie de laboratorios donde analizan el comportamiento de las baterías de estos vehículos eléctricos, comprobar su envejecimiento y validar su comportamiento.

Eurecat es un centro tecnológico que trabajan en tres áreas específicas: digital, industrial y biotecnología. Pero recientemente han añadido otra área más: sostenibilidad. Quieren desarrollar aquellos proyectos sostenibles enfocados tanto a lo industrial como a la ciudad. Proyectos que tengan a ver con el buen uso de la energía, la gestión de agua o residuos y sobre todo que ayuden a cumplir con los preceptos de la economía circular.

En este sentido, sus laboratorios de análisis de baterías pueden resultar de gran ayuda para las empresas que se encargan de crear todo tipo de baterías y que necesitan de un punto de vista externo científico que valide sus productos. Los acuerdos con estas empresas incluyen desde una serie de estudios sobre el comportamiento de estas baterías hasta el desarrollo de un proyecto de movilidad llegando a la prueba piloto.