Consejos para conservar la vida de tu batería

Uno de los miedos más grandes al adquirir un vehículo eléctrico es el mantenimiento de la batería, ya que estas tienen una vida limitada y sustituirlas no es nada económico. Toda batería se va deteriorando a medida que la vamos usando y teniendo en cuenta como la usamos y como la cargamos, este proceso puede ser mas rápido o más paulatino. A continuación te daremos unos consejos que si aplicas en tus rutinas de uso y de recarga del vehículo eléctrico seguro que prolongarán la longevidad de tu batería.

  1. No apures la batería y evita que se descargue por completo
    No es bueno que descargues la batería, como norma habitual, por debajo del 10% de carga, ya que dañará y reducirá su capacidad. Las baterías de litio no tienen efecto memoria así que no es necesario vaciarla y rellenarla del todo cada vez que la usemos. No es malo hacer alguna recarga completa de vez en cuando pero no como rutina. Por ello siempre que puedas evita ir en reserva, recarga tu coche antes de llegar a este punto y tu batería te lo agradecerá.
  2. No abuses de recargas rápidas
    El uso frecuente de las recargas rápidas puede llegar a ser malo para tu batería ya que al aplicar un flujo de electricidad tan intenso hace que las células se vean perjudicadas afectando a su longevidad. Hay que tener en cuenta que, durante este proceso, la temperatura sube mucho y de forma rápida, por lo que el efecto perjudicial es inevitable.elect
  3. Evitar las recargas completa al 100% de tu batería
    No es recomendable realizar cargas totales de tu batería. A no ser que sea necesario para realizar un trayecto concreto o por miedo a no llegar a tu destino. Te recomendamos que no cargues la batería más de un 80%. Si cargas siempre al 100% las celdas de tu batería de litio se resentirán y se descargarán más rápidamente con lo que tendrás que cargar más a menudo. Algunos modelos de vehículos eléctricos ya permiten programar la recarga para que no supere un tanto por ciento concreto de la capacidad y así evitar este posible problema.panel
  4. Adaptar tu tipo de conducción al tipo de vehículo
    Del mismo modo que es malo para nuestra batería que se recargue de forma rápida es igual de malo descargar nuestra batería de la misma forma, con una conducción agresiva le exigimos mucha potencia a nuestro coche. Ir siempre con el pedal a fondo conlleva un dispendio extra de energía que la batería debe proporcionar al motor lo que, a la larga, influye a la vida de las células de carga. Algunos coches ofrecen la opción de configurar el modo de conducción lo que nos permite seleccionar un correcto uso de la potencia del motor y del consumo de la batería.
  5. Programar las recargas
    La mayoría de usuarios realizan de recarga de su vehículo durante la noche ya que la tarifa es mucho más económica. Cada vez más,los nuevos modelos de vehículo eléctrico permiten programar las cargas y llevan un registro de todo el proceso. Si dispones de este tipo de vehículo intenta programar las recarga de tal forma que finalice mínimo una hora antes de coger el vehículo. Así le das tiempo a la batería para enfriarse y recuperarse de la carga de tantas horas.
  6. Controlar el lugar donde se estaciona el vehículo
    De todos es sabido que el uso tanto del aire acondicionado como de la calefacción provoca un aumento considerable del consumo de la batería, lo que influye en el número y frecuencia de las recargas. Así que aparcar el vehículo, en este caso el coche, en un sitio adecuado puede evitarnos el tener que usar el climatizador y ahorrarnos recargas. A parte de eso, el calor no es nada bueno para nuestra batería, así que también sería recomendable no dejar al sol el vehículo ya que aumentará la temperatura de la batería lo que favorece su deteriodo. El frio tampoco es mucho mejor para la salud de tu VE ya que en temperaturas extremas se requiere el uso del sistema calentador del pack de la batería que también consume energía extra. La temperatura ideal para la batería son 23º así pues te recomendamos aparcar el coche a la sombra en verano y al sol en invierno.bate
  7. Siempre es mejor dos que una
    Es mejor realizar dos o más cargas parciales que una carga completa. Por ello siempre que puedas aprovecha a realizar la recarga en los tiempos de pausa, como la comida, desayuno… La explicación es muy sencilla durante el proceso de recarga se produce calor en el interior de las celdas. Por ello cuando menor sea el tiempo de recarga, menor será el calor que se genera en la batería.

Esperamos que estas pautas sean útiles para conservar la salud de tu batería tanto tiempo como sea posible y que los ciclos de carga mantengan siempre toda su capacidad de almacenar energía. Si tienes algún “truco” o rutina que has detectado que ayuda a alargar la vida de tu batería deja un comentario en este artículo para que los otros usuarios de vehículo eléctrico puedan ponerlo a prueba y lo incorporaremos a este listado de consejos.

Muchas gracias a Jordi Roig y a Roberto San José por sus aportaciones.

Te interesará también: