Audi promueve el uso de baterías usadas para acelerar la transición energética en Berlín

Audi ha puesto en marcha en Berlín, la unidad de almacenamiento de energía eléctrica más grande de Alemania. Con una capacidad de 1,9 MWh, emplea baterías de iones de litio procedentes de vehículos experimentales, para ensayar diversas posibilidades de interacción entre coches eléctricos y la red eléctrica. El objetivo es el funcionamiento inteligente en red, para promover la transición de energía.

Audi está muy comprometida con la movilidad libre de emisiones. Para ello ha establecido objetivos claros para conseguirlo. En 2025, cerca del 40% de todos los nuevos modelos Audi comercializados tendrán versión electrificada.

Según aumenta el número de modelos eléctricos, también lo hará lo que Audi considera una gran unidad móvil de almacenamiento de energía. Esto tiene un enorme potencial, si se hace un uso inteligente de la capacidad de almacenamiento. Para Audi es particularmente importante integrar los vehículos eléctricos en la industria energética.

Conectar VE a sistemas de almacenamiento

Si uno de cada diez coches en Alemania fuera eléctrico, esto correspondería a una unidad flexible de almacenamiento de energía con una capacidad de casi 200 GWh. Conectar coches eléctricos con energías renovables de manera inteligente, puede tener un efecto positivo en la transición energética. Esto permitiría recargas con energía solar o eólica, dependiendo de su disponibilidad. También sería posible reaccionar de forma flexible a las fluctuaciones puntuales de energía en la red. Audi está colaborando con socios procedentes de la industria energética para hacerlo posible.

La unidad de almacenamiento se ha instalado en el Campus EUREF. Allí se está ensayando precisamente este caso concreto de utilización. El ensayo comprende un área de 110 metros cuadrados y sirve como laboratorio de pruebas reales para otras aplicaciones. Está conectada a la red energética de voltaje medio en Berlín con un megavatio de potencia. Esto corresponde al requerimiento promedio de recarga de unos 200 coches eléctricos. Con una capacidad de 1,9 MWh, la unidad de almacenamiento suministra al campus, de 5,5 hectáreas, electricidad para casi dos horas.

También podría servir para estaciones de recarga

Las estaciones cercanas de carga rápida son otro posible uso. Allí los coches eléctricos pueden recargar con una potencia de hasta 175 kW. Para asegurar que no se produce sobrecarga en la red energética local, la unidad de baterías funciona también como un tope amortiguador.

Su integración inteligente en la red eléctrica permite al almacén energético absorber un exceso de electricidad proveniente de sistemas eólicos o fotovoltaicos. Incluso de la propia planta energética del campus. Esto compensa las fluctuaciones en la red, protege frente a las puntas de demandas locales, y contribuye a evitar apagones. Por otro lado, el suministro de energía está optimizado en términos de su neutralidad de CO2.

Debido a la gran cuota de energías renovables de los distintos sistemas de generación de electricidad en el área próxima, Berlín ofrece condiciones ideales para el desarrollo de un control inteligente de recarga.

Los socios del proyecto se proponen realizar un experimento de modelos energéticos con parques eólicos en Brandeburgo para mostrar cómo un exceso de electricidad verde puede ser almacenado en el Campus EUREF de forma programada. Los aerogeneradores ya no tendrían que desconectarse de la red en caso de una excesiva producción eléctrica temporal.

Este es solo el principio de los experimentos

Los ingenieros de Audi están ensayando el uso de unidades estacionarias de almacenamiento de energía en la red energética. De esta manera crean un modo de reutilizar las baterías usadas de los coches eléctricos. Una aplicación útil de recursos, dado que las baterías mantienen la mayor parte de su capacidad después de haber sido utilizadas en estos coches.