6 Consejos para cuidar la batería de tu vehículo eléctrico en verano

El verano ha llegado y, con él, las altas temperaturas. Uno de los elementos más delicados y caros de un vehículo eléctrico es su batería y con el calor sufre mucho, tanto que, puede ver mermado su rendimiento a largo plazo. Recordemos que este elemento esencial funciona de manera óptima a una temperatura de unos 20 grados, por lo que exceder en demasía esa cifra no le viene bien. Aquí os damos unos cuantos consejos para mantener la buena salud de vuestra batería en los meses de verano y, sobre todo, que alarguen la vida útil de la misma.

No abusar de la carga rápida

Cuando cargamos a una potencia elevada como puede ser en un punto de carga de 50 kW, la batería se calienta mucho. Por eso, muchos cargadores limitan la carga al 85%, para que del 85-100% no mantenga esa temperatura tan elevada. Para evitarlo, a partir de esta cifra la velocidad de carga se ralentiza, porque baja la potencia.

Mantener las cargas entre 20 y 80%

En realidad esto pasa con cualquier batería. Se trata de no gastarla del todo ni cargarla hasta el final de su capacidad. De ocurrir, al menos debemos ponerla a cargar a una potencia baja, es decir, en carga lenta.

No aparcar al sol

Esto puede sonar a obviedad y puede parecer difícil de acometer en España en verano si no contáis con un garaje cubierto. Sin embargo es un consejo importante ya que las temperaturas que alcanzamos en España en verano son muy elevadas y llegan a superar con frecuencia los 40 grados. De modo que en la medida de lo posible no se debe aparcar al sol. 

No cargar al sol

Si la tarea anteriormente mencionada era complicada ésta ya es de nota. Si uno tiene garaje en casa el problema está resuelto. La cuestión se complica cuando hay que cargar fuera de casa y especialmente en aquellos puntos de carga rápida. Y es que es muy difícil encontrar un punto de carga a la sombra o con un tejadillo. En esta situación en la que ya de por sí la temperatura de la batería va a aumentar considerablemente, si además está al sol, ésta sube mucho más. Aquí lo que ocurrirá es que la batería se va a proteger aumentando el tiempo de carga. Es decir, que en vez de tardar 30 minutos en conseguir el 85% de batería, al cargar en 50 kW, ahora va a tardar más. Esto ocurre porque la carga se ralentiza al bajar la potencia de carga.  

No cargar el coche cuando la batería esté aún caliente

Si el coche está caliente ahora en verano, es recomendable no enchufarlo directamente. Debemos esperar un rato a que el coche y, por tanto, la batería se enfríe. De esta manera sufrirá menos.

No forzar la conducción

La conducción de un vehículo eléctrico invita de forma natural a la tranquilidad, sin embargo más que una sugerencia es una recomendación. Si al conducir damos acelerones y frenazos estamos forzando a la batería a que nos proporcione la máxima potencia en cada acelerón. Así forzamos el flujo de energía, y esto no le viene bien a la batería.

Todos estos consejos harán que la batería de tu coche eléctrico alargue su buen estado más tiempo y sufra menor degradación.